La Soberanía Alimentaria en el Amazonas


La seguridad alimentaria de los Pueblos Indígenas en el Noroeste Amazónico se basa principalmente en el desarrollo de actividades agrícolas, recolección de productos del bosque, caza y pesca de subsistencia. La continuidad de tales actividades depende de la consolidación de la gobernanza local basada en el fortalecimiento cultural y en el incremento de las capacidades organizativas de sus autoridades tradicionales y la capacidad de estos pueblos para adaptarse frente a los nuevos cambios climáticos.  En esta región los conocimientos tradicionales sobre el territorio, la naturaleza y las especies que la habitan son parte fundamental de la soberanía alimentaria de las sociedades indígenas, que hoy son vulnerables por tener culturas diferenciadas, usar sistemas económicos basados en la solidaridad y depender en cierta medida de las políticas públicas que en algunos aspectos continúan siendo paternalistas.

Los pueblos indígenas colombianos que viven en esta región del Noroeste Amazónico están consolidando la capacidad social para decidir sobre sus territorios, a través de gobiernos locales que buscan la conservación del medio ambiente y la integración regional transfronteriza. En este sentido, se busca asegurar la soberanía alimentaria a partir de alianzas entre Pueblos Indígenas habitantes en zonas de frontera con sus parientes ubicados en Colombia, Venezuela y Brazil, para trabajar conjuntamente en el ordenamiento de los sistemas agrícolas tradicionales, fomentando los roles tradicionales de cada género y construyendo propuestas para ser concertadas con los diferentes entes gubernamentales.

Para las comunidades indígenas soberanía alimentaria es fortalecer un gobierno propio que cuide la naturaleza y practicar una agricultura que tenga suficiente abundancia para la familia, para compartir con la gente y para ofrecer en los rituales; procurando tener suficientes excedentes para intercambiar o apoyar en las escuelas comunitarias. Soberanía alimentaria es también conservar este conocimiento transmitiendo a las nuevas generaciones la práctica del uso del suelo, el calendario ecológico y las tecnologías tradicionales sobre la agricultura.

“Las mujeres Ñamepaco tradicionalmente manejamos muchas clases de cultivos. Actualmente muchas de nuestras mujeres jóvenes en sus chagras están sembrando solamente yuca brava. Anteriormente las mujeres crecíamos en la chagra y desde muy niñas aprendíamos como cuidarla, cuales eran los cultivos, como se sembraba, como se mantenía la variedad de semillas, cómo preparar los alimentos, alimentar a nuestros bebes, aprovechar la comida de monte. También conocíamos muy bien la historia de cómo surgió y porqué es tan importante la chagra para una familia. Hoy día queremos fortalecer nuestro conocimiento del manejo de la chagra para que nuestras futuras generaciones tengan las suficientes variedades de semillas y alimentos para tener en casa y así vivir bien y tener buena salud asegurando nuestra soberanía alimentaria”.

– Maria Jordan. Comunidad de Camanaos. Río Isana.

Por Carolina Duque

– Asesora de Campo, Fundación Gaia Amazonas.

  • Inscríbete