Los Planes de Vida – Diseño de un destino propio.

Screenshot 2014-07-17 05.40.21

Un elemento esencial del proceso de las comunidades indígenas es la construcción de su plan de vida que contempla tanto el de desarrollo como el de ordenamiento territorial (POT), principales referencias para el manejo de su territorio y de la futura ETI. Se han llamado planes de vida porque dominan de manera integral tanto la vida de la naturaleza como la humana. En ese sentido, lo esencial es que sustentan procesos integrales y complejos que las comunidades indígenas construyen y desarrollan en forma colectiva y de manera permanente, readaptándolos en la medida en que van avanzando.

La idea de estos planes representa un desarrollo conceptual novedoso, típico de los pueblos indígenas de Colombia, basado en el carácter oral de su cultura y en la revitalización de las tradiciones. Constituye una herramienta útil para promover los procesos de reflexión de los mismos indígenas acerca de sus dinámicas sociales, culturales, económicas y sobre el futuro que quieren para sus nietos. Permiten alcanzar un nivel aceptable de formalización sin reducirse al formato relativamente rígido de los planes de desarrollo y cuentan con un alto nivel de apropiación por parte de los indígenas como una herramienta de trabajo social.

La formulación de los planes de vida es un ejercicio de toma de decisiones para la acción colectiva. Son procesos que se desarrollan y varían de manera orgánica a lo largo del tiempo. Así, aunque se plasmen en un documento, el texto es una guía y no un plan fijo. Esto puede causar problemas o malentendidos cuando no existe la comprensión de este concepto por parte de funcionarios actores que interactúan con los indígenas, esencialmente a escala departamental y local. De esta manera, aunque se presentan avances importantes, la naturaleza de estos planes no facilita que sean tomados en cuenta en la planificación regional y de las instituciones del nivel nacional presentes en la región, por ser procesos integrales y permanentes.

Este complejo ejercicio que abarca las concepciones del pasado, la visión actual y el futuro deseado, que relaciona la tradición con la “modernidad”, constituye el marco para definir planes en cada sector de las respectivas AATI con relación a todos los temas de la vida indígena: educación, salud, medio ambiente, ejercicio del gobierno propio, alternativas productivas sostenibles y manejo económico. Constituye un instrumento valioso porque se basa en un trabajo interno de cada comunidad, en una articulación regional entre ellas y con el Estado.

Estos planes de vida les permiten construir sus propias propuestas basadas en su conocimiento y necesidades, crear espacios de intercambio, experiencias entre ellos y construcción de políticas con el Estado. Aunque su visión es integral, los pueblos indígenas hacen sus propuestas de manera temática o sectorial para poder coordinarse con el gobierno.

Para desarrollar sus planes de vida no solo es importante que todos los proyectos, los componentes y las actividades se articulen y complementen entre sí, sino que la sumatoria de los proyectos conforme procesos de construcción de vida, fortalecimiento cultural y conservación del medio ambiente. Estos son retos interculturales complejos que van mucho más allá de proyectos específicos y simples que, aunque sean importantes, se limiten por ejemplo a instalar energía solar, agua potable o infraestructura.

– Martín von Hildebrand

Extracto de ‘Guardianes de la Selva’ 

 

  • Inscríbete