Recorridos

Piedra „i, Vaupes.

Los recorridos se realizan por los ríos donde se agrupan las comunidades que conformar los territorios donde trabaja FGA. En general, cada una de estas correrías se realiza dos veces al año durante 3 o 4 donde se visita a cada una de las comunidades y malocas aisladas de la zona.

Durante los primeros recorridos, los profesionales de terreno de la FGA permanecían entre 1 y 2 semanas en cada comunidad dando suficiente tiempo a la convivencia y al diálogo intercultural que generaba la confianza mutua para construir soluciones conjuntas. A partir del segundo o tercer año y una vez establecidos los lazos de confianza y respeto mutuo, la duración de las visitas a cada comunidad se acordaba según a sus dinámicas de trabajo.

Estos recorridos fomentaban la reflexión profunda y el análisis crítico de las mismas comunidades en torno a su realidad local y regional. De esta manera se realizaban autodiagnósticos comunitarios a partir de los cuales se identificaban los problemas y necesidades de cada una de ellas y se priorizaban aquellas a abordar con el acompañamiento de la FGA. En este sentido resulta importante resaltar que en ningún momento los profesionales de terreno llevaban o imponían las soluciones o respuestas a las problemáticas. Por el contrario, estas se construían de manera conjunta a partir de los mencionados procesos de reflexión y diálogo durante actividades cotidianas, rituales y en espacios institucionales.

En este sentido estos recorridos se convirtieron en una estrategia de comunicación entre la FGA y los habitantes de las comunidades principalmente entre 1990 y 1994, previo a la conformación de las Asociaciones de Autoridades Tradicionales Indígena. A su vez, facilitaron la concertación de espacios formales para la de toma de decisiones y la elaboración de propuestas en temas de salud, educación y gobierno propio.

La metodología de recorridos a partir de los principios de “aprender haciendo”, “descolonización del pensamiento” y el “acompañamiento diferenciado” ha marcado el trabajo de la Fundación y además ha permitido su continuidad y permanencia en el tiempo. Esta metodología ha representado un valor agregado inmenso pues no solo sirvió para entender la forma de vida de los indígenas y sus procesos organizativos sino también para articular visiones y darles visibilidad en un ámbito nacional.

  • Inscríbete